viernes, 30 de octubre de 2015

Unknown guy


Ayer regresé del mejor viaje de mi vida, hasta el momento, y hay una experiencia que no puedo evitar contar. Es normal encontrarse con muchas personas, e incluso coincidir con alguna en ocasiones por cuestiones de la vida. Aunque nunca me pasó de esta manera. 


Todo comenzó el Lunes, cuando estaba en el Aeropuerto lista para partir junto a mi compañeros y amigos. Nuestra última salida juntos. Mientras estábamos en la sala de espera, contando el tiempo para subir al avión, hubo un chico que me llamó un poco la atención, iba solo y sumido en sus pensamientos. Debo admitir que me pareció simpático, pero más, lo dejé pasar. Estaba en el mismo vuelo que yo. Hasta ahí todo iba normal. Llegué a mi destino y comencé a disfrutar, y lo olvidé.

El miércoles, mientras hacía un visita turística, me lo encontré. ¡Qué casualidad! Me pareció divertido, pero de igual manera, lo dejé pasar. Seguí con mi paseo. A mí y a mis amigas nos pareció gracioso, sin embargo, "dos se les puede llamar casualidad"

Y bueno, ayer, ya acabó mi viaje, y fue un poco melancólico, hasta que al subir al avión de vuelta, ¿a quién creen que me encontré en el avión, sentando justo frente a mí? Exacto, al mismo chico. ¡Toda una casualidad! Nunca me había pasado, y creo que podría afirmar que él también parecía sorprendido de verme.

Me dijeron que debí hablarle, pero no soy de la clase de personas que le habla a otra casualmente fácilmente, quizá debí hacerlo, pero bueno, lo más probable es que nunca más en la vida lo vaya a volver a ver, sin embargo, fue una experiencia bastante curiosa. ¿Algo parecido les ha ocurrido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada