sábado, 14 de marzo de 2015

Estúpidamente predecible

Sabes que has aprendido algo de tus errores de adolescencia cuando empiezas a manejar ciertas situaciones fácilmente. En mi caso, quiero decir que sé que hay personas que son estúpidamente predecibles… Como los hombres, en este caso, mi muy querido amigo Stephan.

Nuestra relación desde siempre ha sido extraña, más en el momento que llegó la edad en donde se siente atracción por el sexo opuesto. Yo era un par de años menor que él, pero ciertamente empezó en la misma época. Recuerdo que él solía ser callado e, incluso, tímido, pero conmigo siempre podía mostrarse abierto, pues confiábamos el uno al otro con los ojos cerrados.

Un día, cuando decidió pedirme que fuéramos novios, le dije que